SINALTRAINAL

Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario

Vie04202018

Last updateDom, 15 Abr 2018 6am

A 30 años de lucha por el Bienestar y la Vida del Pueblo Colombiano

El 24 de enero de 1982 los trabajadores al servicio de las empresas de Nestlé, como respuesta a las políticas del estado y los patronos e influenciados por la efervescencia de los procesos organizativos y de lucha que se gestaban en Colombia, hicieron realidad el tránsito de sindicatos de base al sindicato de industria para unir los trabajadores de la alimentación, ahora del Sistema Nacional Agroalimentario.
 
La construcción de una sociedad socialista, donde sean superadas las injusticias y las inequidades que soportan el régimen actual, sigue presente en nuestros sueños. La conquista de la soberanía, la democracia, la paz y el bienestar para los colombianos es nuestro mayor compromiso.

La unidad de los pueblos de América. Los sueños de Bolívar, Martí, CHE Guevara, de Camilo y de otros hombres y mujeres gloriosas, se mantienen vivos en nuestras mentes y en nuestros corazones. Contribuir a la construcción de la patria grande de Bolívar nos alienta y es una meta en nuestro caminar.

La construcción de otro mundo posible, será una realidad solo con la organización, la movilización y la lucha de los oprimidos. Somos parte de la clase obrera de este país,  lo que nos hace participes del compromiso histórico de seguir trabajando por la eliminación de la explotación del hombre por el hombre y la conquista de la libertad.

Construir la fuerza y la capacidad de movilización suficiente para conquistar el bienestar para todos los trabajadores y sus familias, a través de las negociaciones nacionales por empresa y un acuerdo marco sectorial, es un propósito importante. La lucha contra la tercerización, la precarización, el hambre y la miseria está presente cada día.

Desde que nacimos, los patronos y el estado lanzaron una ofensiva para eliminarnos,  lo prueban los asesinatos, centenares de amenazas de muerte, atentados, la judicialización y la cárcel; el desplazamiento y el exilio; la tortura y la desaparición. A pesar de los rigores del terror y de la muerte seguimos vivos y el ejemplo de los 24 compañeros asesinados afianza nuestros sueños.

La lucha por verdad, justicia, reparación integral y la condena de los responsables materiales e intelectuales del asesinato de miembros de Sinaltrainal y del movimiento sindical colombiano, está vigente en el camino de la democracia y de la paz.

La participación necesaria de nuestras familias y la solidaridad internacional de miles de hombres y mujeres que con su accionar y cariño han contribuido para que sigamos viviendo y construyendo, han sido parte fundamental en nuestro andar.

30 años de lucha han significado para miles de trabajadores, sus familias, sectores populares de los municipios donde actuamos, el derecho al trabajo, la estabilidad, mejores salarios, vivienda, educación, salud, recreación, alimentación, vestuario, respeto y dignidad, es  bienestar conquistado en más de 100 convenciones colectivas de trabajo firmadas por Sinaltrainal con más de 70 empresas.   

Porque el pueblo es nuestra razón de ser, los afiliados a Sinaltrainal hemos desarrollado proyectos de vivienda, colegios, universidad, centros recreacionales, cooperativas de ahorro y crédito, centros de sistemas, comedores comunitarios, escuelas deportivas, granjas integrales, supermercados, entre otros; las sedes sindicales en todo el país son un espacio de construcción de vida, pensamiento y acción para la lucha de los sectores populares.     

La defensa del medio ambiente, del agua, de la alimentación sana, es una reclamación a cada empresa donde hacemos presencia. La exigibilidad para que inviertan sus ganancias en el país, que no importen materias primas ni productos terminados, que no utilicen transgénicos, que paguen impuestos, que no se roben los dineros que son para la educación y la salud del pueblo y que no continúen destruyendo el planeta, son algunas de las justas y obligatorias reivindicaciones que le hemos exigido a las empresas.       
 
Durante todos estos años hemos contribuido al fortalecimiento organizativo de los trabajadores y el pueblo, nuestra participación en la Central Unitaria de Trabajadores CUT, organizaciones campesinas, juntas de acción comunal, coordinadoras populares, organización estudiantil, movimiento de mujeres, por la paz y contra la globalización, tribunales alternativos de justicia internacional, asociaciones de pensionados y jubilados, campañas contra la política de las multinacionales y otras tantas iniciativas de lucha y resistencia lo confirman. Aportar a la construcción del movimiento popular ha sido una de nuestras mayores preocupaciones.

La sangre derramada por 24 integrantes de Sinaltrainal ha fertilizado nuestra esperanza y las dificultades han puesto a prueba nuestra capacidad de entrega y la lealtad con nuestro proyecto de vida para la construcción de una Colombia soberana.

30 años nos nutren de experiencia, tesoro colectivo de sapiencia, que apasiona construir el hoy, el mañana y el futuro…que es nuestro.

Las causas que originaron nuestro sindicato y sus propuestas políticas, se agudizan y es más evidente la brecha entre pobres y ricos, explotados y explotadores, por esta razón proclamamos una vez más, que no claudicaremos y seguiremos luchando con la seguridad de que un nuevo amanecer es inevitable.

Los poderosos que nos saquean, oprimen y reprimen continuarán usando el terror y la violencia para asesinar nuestros sueños, pero el avance de los obreros y sus organizaciones junto al pueblo será invencible.

En memoria colectiva, a todos los trabajadores, al pueblo de Colombia y a todos/as quienes han contribuido desde otros espacios y otros pueblos a que Sinaltrainal continúe siendo una referencia organizativa, de lucha y de esperanza.

Junta Directiva Nacional y Seccionales de Sinaltrainal