SINALTRAINAL

Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario

Sáb09232017

Last updateVie, 22 Sep 2017 12pm

La Abstención es una Opción Política

La Abstención es una Opción PolíticaDe las 32´975.158 personas que estaban habilitadas para votar éste 25 de mayo en Colombia, para elegir presidente y vicepresidente, la mayoría, es decir 19´759.490 personas se abstuvieron de votar, representando el 59,93%, solo votó el 40,07% que representa solo 13´216.402, de éstos, por los cinco candidatos votaron 12´081.040,  el voto en blanco representó 770.610 equivalente al 5,99% de los sufragantes, los votos nulos fueron 311.696, votos no marcados 52.979.

Tal como ocurrió el 9 de marzo, el 25 de mayo en Colombia gano la abstención, esto hace ilegitimo a los elegidos, se ratifica que la población está cansada de tantas promesas en campañas electorales, es un síntoma de que el voto vale solo para elegirse, pero al pueblo no se le tiene en cuenta.

Resaltamos como un ejemplo de dignidad, conciencia, expresión de inconformidad y protesta para llamar la atención del abandono del Estado y los graves problemas de falta de agua, salud, educación empleo entre otros, la  bajo el lema sin solución no hay votación, la población de Taganga en Santa Marta y Barú en Cartagena, no acudió a las urnas.

Como ninguno de los candidatos, no obtiene el 50% del total de los votos, habrá segunda vuelta el 25 de junio de 2014, entre los candidatos Oscar Iván Zuluaga del uribista y ultraderchista Centro Democrático que obtuvo 3´759.971 votos y Juan Manuel Santos de la coalición de la Unidad Nacional con 3´301.815 votos, mientras que en tercer lugar y fuera del partidor la conservadora Martha Lucia Ramírez con 1´995.698, Clara López del Polo Democrátic con 1´958.414 y por la Alianza Verde Enrique Peñalosa con 1´065.142. Ahora sigue la triquiñuela de las alianzas para repartirse los votos del pueblo y elegirse como Presidente de Colombia.

La mayoría del pueblo se abstuvo de votar, porque no cree en los mismos descarados que han gobernado y son responsables de la corrupción, están cuestionados por sus relaciones con el narcotráfico, el paramilitarismo, las chuzadas, los falsos positivos, desplazamiento y asesinato de las victimas que reclaman sus derechos, la pobreza, la miseria, el hambre que se vive y que para colocar solo un ejemplo de ello, nos referimos a la dolorosa muerte por hambre de más de 2979 niños Wayuu desde 2008 a la fecha, que decir del desempleo, la precarización del trabajo, la destrucción del medio ambiente que ha causado graves sequías, destrucción de los ecosistemas, la entrega del país a las multinacionales que saquean nuestra riqueza y destruyen el sector agrario, la industria nacional, entre otros sectores.

Los candidatos a la presidencia de Colombia Oscar Iván Zuluaga y Juan Manuel Santos no están comprometidos con hacer cambios para solucionar los graves problemas de pobreza, miseria, desempleo, construir la paz con justicia social, defender la soberanía nacional, abrir el país a la democracia, representan lo mismo y son culpables de la política antisocial, la violencia, la pobreza, el desempleo, la precarización del trabajo, entre otros problemas que golpea a la población, uno de estos candidatos es actualmente presidente y el otro fue ministro de hacienda del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, cuestionado por su dudosa conducta y actualmente es el candidato del ultraderechista y denominado Centro Democrático.

Votar por estos personajes, nos hará responsables por acción u omisión, del perjuicio que le causen a la población con sus políticas que aplicaran durante 4 años de gobierno, conjuntamente con el congreso electo que en su mayoría es del mismo talante.

La paz, la han convertido en un asunto electoral, no es una política de Estado, tratan de acordar la finalización del conflicto armado, paso que considero bueno, pero no suficiente para alcanzar la paz, ya que no habrá solución a los problemas sociales y la falta de democracia. Uno de los candidatos usa las conversaciones con la insurgencia para conseguir votos en nombre de la paz,  que es un derecho y un mandato que decidió el pueblo hace años en las urnas, el otro sector de ultraderecha consigue votos agitando la guerra que nos golpea desde hace más de 50 años, justificándola y usando el lema de  no dejar que Colombia sea gobernada por el Comunismo Ateo, para aumentar el odio y la destrucción de la sociedad.

Esa gran mayoría del pueblo que no se deja permear, ni intimidar por el dinero, el clientelismo, el narcotráfico, el paramilitarismo, la mafia y la corrupción se abstiene de votar, en otro nivel aunque legitimando el proceso electoral y los candidatos están quienes expresan su inconformidad votando en blanco o anulan su voto y al final somos más del 60%, que ésta ocasión no creemos en los politiqueros postulados como candidatos por tanto daño que nos han causado, encontramos opciones reales de cambio y más bien se cayó en un mayor desprestigio y desesperanza, ante los escándalos de participación en hechos sucios, ilegales y antidemocráticos.

Si ésa gran mayoría del pueblo que se abstiene de votar, nos convertimos en conciencia nacional y nos organizamos como un movimiento social y político, podemos ser una alternativa para que la política sea decente y logremos los cambios y las soluciones a los problemas sociales, logremos que Colombia sea una república democratica , en paz, con bienestar para todos, soberana, que protejael medio ambiente y tengamos riqueza material y espiritual

Invitamos a los trabajadores, la izquierda y los demócratas del mundo para que ejerzan la presión necesaria para que Colombia no siga siendo controlada por los corruptos, la mafia, al narcotráfico, el paramilitarismo y cese la represión contra el pueblo, se abra el camino a la paz, sean respetados los derechos civiles, políticos, económicos y sociales.

En los cuatro años, del próximo presidente de la república de Colombia y periodo legislativo del Congreso electo, nos espera un desastre económico, social, político y humanitario, preparémonos para expresar nuestra inconformidad, organicémonos para que un día logremos que sean los verdaderos representantes de los sectores de la población quienes asuman la dirección del país, con el apoyo y vigilancia de todos.

“El Presidente y el Congreso de Colombia son ilegítimos, sus actuaciones no son la expresión de la democracia, no tienen moral para gobernar y agreden nuestra dignidad.”

Luis Javier Correa Suárez