SINALTRAINAL

Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario

Vie04202018

Last updateDom, 15 Abr 2018 6am

CIPLAS S.A., un sabor ácido para los trabajadores

CIPLAS S.A., UN SABOR ACIDO CONTRA LOS TRABAJADORESSINALTRAINAL, junto a los trabajadores afiliados de CIPLAS, Exigimos solución a nuestro justo Pliego de peticiones presentado el 28 de Diciembre de 2011, que contiene mejores condiciones de vida digna y bienestar para los trabajadores, y nuestras familias. Hasta el momento nos permitimos informarle a los trabajadores y a la sociedad colombiana e internacional la negativa por parte de esta empresa en darle solución al conflicto con SINALTRAINAL. Hoy la organización sindical en su conjunto iniciamos la campaña de denuncia a empresa CIPLAS S.A., por estas actuaciones poco dignas y con esto fomentar la precarización de los trabajadores y la violación de los derechos fundamentales; A la fecha el 27 de junio de 2014 se designó el tercer árbitro en el conflicto colectivo laboral en la empresa CIPLAS S.A., según las normas vigentes resolución 180 del 13 de febrero de 2012.

HISTORIA DE VIDA Y DE LUCHA

Soy EDGAR HUMBERO FARIAS SUAREZ, trabajador de la empresa CIPLAS S.A. Mi historia comenzó el 16 de abril del 2013 ,mi jefe de entonces señor Nebardo peña me solicita en recursos humanos, mi ocupación era de montacarguista, media hora después llego con un compañero para “reemplazarme” mientras iba a recursos humanos, al ir me recibió la directora de recursos humanos la señora María Isabel Escobar Foz, la cual tenía ya la carta de la terminación de mi contrato sobre su escritorio, procedió a explicarme que “esto no era un sueño que está pasando y es real“ palabras textuales, además de que el señor nebardo peña estaba aburrido conmigo, simplemente la deje hablar , ella además me dijo que no se explicaba por qué yo pase de ser un empleado non plus ultra con mi antiguo jefe a aburrir al nuevo jefe. Además que no entendía aun por qué yo me había sindicalizado anteriormente. En esta parte haré un paréntesis: Varios meses atrás me afilié a Sinaltrainal dado que un año atrás sufrí un accidente laboral que deterioro mi salud y al ver que la empresa quería terminar mi contrato decidí sindicalizarme. Varios días después fui llamado a recursos humanos acompañado de mi jefe de entonces allí la directora de recursos humanos señora maría Isabel escobar foz me atendió “muy bien” y me pregunto del porqué de mi decisión yo le informe que mi principal motivo fue por mi salud ya que si me despedían en el estado en el que me encontraba ninguna empresa me contrataría. Ella palabras textuales me dijo: mientras yo esté aquí tú cuentas con tu trabajo, así que tranquilo. Por esto y otras palabras que me dijeron decidí (GRAN ERROR) retirarme del sindicato, meses después buscaban cualquier paso en falso que yo diera para sancionarme y cuando lo lograron la señora Escobar Foz me dijo que si me había prometido mi jefe anterior por retirarme del sindicato un aumento de sueldo o un mejor puesto que estaba muy equivocado, según ella la causa era por mi mala actitud en el trabajo y le conteste que en ningún momento pedí un aumento de salario ni tampoco un mejor puesto. Y firme la sanción a inconformidad.

Ahora me pregunto ¿cómo que ella no tenía claro conocimiento del porque yo me había sindicalizado si sentado frente a ella le expuse mis motivos? Al terminar ella de hablar le dije si ella era consciente de que yo estaba en un tratamiento médico por causa del accidente laboral que tuve dentro de la empresa el día 20 de junio del 2012, ella con un ademan despreciativo dijo que eso era un dolor lumbar y para eso la empresa paga sus seguros. Además de todo esto ella intento sobornarme con un mes más de sueldo en mi liquidación si yo renunciaba. (La verdad tenía claro que si renunciaba perdería todos mis derechos ante la empresa y la ley ¿Cuántos compañeros caerían con esta treta tan sucia?).Le dije que no firmaría nada hasta asesorarme con un abogado. Al entregar el lokker el jefe de despachos señor Nebardo peña me quito las botas de dotación que se me habían dado (hasta donde tengo entendido una vez entregada la dotación esta pertenece al obrero)además de una llaves Bristol que eran mías y que jamás la empresa me dio de dotación, yo le dije que iba a tomar medidas legales y el con un claro gesto despreciativo me dijo: hágalo está en su derecho, es de notar que el señor Nebardo Peña en el tiempo que ha estado como jefe de despachos ha despidió a más de cinco personas entre ellas yo como represalias personales de cuando él era supervisor de extruder.

Días después con asesoría de un abogado entable una acción de tutela contra la empresa, en las documentos entregados por el señor abogado representante de la empresa manifestaba que la empresa no tenía conocimiento de mi tratamiento médico y de una de las restricciones médicas. Como era esto posible si el señor Nebardo Peña desde que era supervisor de extruder en las maquinas laminadoras sabia y conversaba conmigo sobre mi accidente y sobre mi tratamiento médico y más aún cuando el paso a ser el jefe de despachos el me firmaba los permisos para ir a exámenes y citas médicas, La señora Escobar Foz también sabía que estaba en fisioterapias y esperaba un bloqueo por parte del algeologo, esto para mí fue un insulto en mi buena fe, después de un año mi caso llego hasta la honorable corte constitucional la cual fallo a mi favor y ordeno mi reintegro antes de 48 horas. La señora maría Isabel escobar foz me llamo y me envió a un examen médico de reintegro con el médico de pablo Alexis cárdenas Barreto, el al examinarme me dijo que estaba muy mal de salud y no me declaraba apto para reintegrarme, yo indignado y ofendido le dije que para reintegrarme no estaba apto pero para el examen de egreso si estaba apto.él se puso serio y me dijo: como así, claro le dije. Usted hace un año me hizo el examen de egreso y según usted yo estaba bien. ¿Qué clase de criterio tiene este señor como médico?

Hoy en día fui reintegrado a la empresa no sin antes pasar por muchas adversidades ya que por mi estado de salud es difícil conseguir trabajo quedándome en varios procesos por los exámenes médicos. Hace poco en una conversación que tuve con la señora maría Isabel Escobar Foz me dijo que bajara la guardia y me pusiera el chaleco de CIPLAS a lo que conteste, hace un año consideraba a ciplas como mi casa, pero también hace un año me echaron de la que hasta en ese entonces consideraba mi casa, cuál cree usted que debería ser mi actitud al volver, se molestó y dijo: si, si pero quítate los guantes. Mi único propósito narrando mi humilde historia es para que todos mis compañeros sepan la verdad y no los rumores de pasillo que dicen que yo estaba aguantando hambre y que la empresa en su buena fe me llamo (si con los kilitos de más que tengo es pasar hambre según ellos, no me imagino como estaría sin aguantar hambre). Lo único que deseo es que sepan que todos tenemos derechos y que debemos luchar por que se respeten y cumplan además que no todos somos ignaros e ingenuos como parece ser que algunos lo creen. Termino esto con esta frase: “Prefiero morir de pie a vivir arrodillado “Ernesto Che Guevara".

Tomado de Lucha Obrera Seccional Bogotá