SINALTRAINAL

Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario

Mar09252018

Last updateVie, 21 Sep 2018 11am

Coca Cola

Ni Perdón ni Olvido, 11 años de impunidad

 Ni Perdón ni Olvido, 11 años de impunidadEl 31 de agosto de 2002, fue asesinato el dirigente de Sinaltrainal ADOLFO DE JESÚS MUNERA LOPEZ, quien trabajaba para la multinacional Coca Cola en Barranquilla. El reloj marcaba las 7:00 p.m. cuando fue acribillado frente a la casa de su madre. 

Recordemos que el 6 de marzo de 1997, integrantes de las fuerzas armadas habían allanado su vivienda y Adolfo debió salir del país por las constantes amenazas de muerte, razón por la que la empresa le canceló su contrato laboral el 30 de abril de 1997, alegando abandono del puesto de trabajo. El mismo desplazamiento lo vivieron los miembros de la Junta Directiva de Sinaltrainal en la embotelladora de Coca Cola en Carepa, luego del asesinato de 4 dirigentes de Sinaltrainal en ese municipio. 

En el allanamiento a la casa de Adolfo buscaban armamento y material de intendencia de las fuerzas armadas y se produjo por la denuncia instaurada por Coca Cola a través del jefe de la planta Emilio Hernández. Esta ha sido una táctica de Coca Cola para aniquilar Sinaltrainal, en 1996 fueron detenidos en Bucaramanga varios dirigentes de nuestro sindicato acusados de terrorismo y rebelión por por esta multinacional. 

Documental. Asesinato de Adolfo de Jesús..Coca Cola en Colombia y los derechos humanos

Una semana antes de su asesinato, el 22 de agosto, la Corte Constitucional había notificado a Adolfo Munera López que revisaría su proceso jurídico mediante el cual solicitaba el reintegro a su puesto de trabajo.  En octubre del mismo año, la Corte ordenó el reintegro y en febrero de 2003, con la resolución en firme la embotelladora de Coca Cola le pago a la familia los salarios retenidos, ya que no había a quien reintegrar, Adolfo había sido asesinado el 31 de agosto de 2002. 

Cuando la familia de Adolfo Munera López se presento a reclamar la pensión por sobreviviencia, le negaron este derecho alegando que la empresa no había pagado las cuotas. La familia de Adolfo vive en la miseria y Coca Cola fue beneficiada con el asesinato.

Adolfo Hickly Charris, autor material del crimen se declaró culpable, argumentando que le pagaron. Como en los otros crímenes contra sindicalistas de Coca Cola y Nestlé, los autores intelectuales siguen libres y el ataque contra Sinaltrainal continúa. 

Años después del asesinato de Adolfo trabajadores al servicio de Industria Nacional de Gaseosas S.A. y/o Coca Cola Femsa, dirigentes de Sinaltrainal seguimos siendo víctimas de amenazas de muerte, judicializaciones, acusados de guerrilleros por funcionarios de la empresa, varias familias han sido víctimas de atentados con el ingreso de desconocidos a nuestras casas buscando a dirigentes de Sinaltrainal para asesinarlos y Coca Cola haciendo caso omiso a lo ordenado por las autoridades se  niega a trasladarlos sin importar el peligro en que están sus vidas.

Para contrarrestar la denuncia y la exigencia de Sinaltrainal por verdad, justicia reparación y castigo para los responsables, Coca cola estrategicamente limpia su imagen y encubre su represiva conducta para crear rechazo de los trabajadores y la comunidad hacia la protesta y exigibilidad que Sinaltrainal viene implementando. Con ese fin contrató a ex funcionarios de la OIT, donó 10 millones de dólares a la Fundación Colombia para la Educación y la Oportunidad, trajo misiones de la OIT a Colombia para evaluar lo que conviene, desarrolla el plan Padrino, el banco del tiempo y otros programas que hacen parte de esa estrategia denominada responsabilidad social. 

Señores extranjeros Fabricio Ponce y Carlos Dueñas, presidente y director de recursos humanos de Coca Cola Femsa, en memoria de  nuestros compañeros asesinados como Adolfo de Jesús Munera López y todos los que han sido víctimas de su represión, les exigimos que usen su psicología barata en sus países, Coca Cola no es  nuestra casa, es una empresa que explota y precariza los trabajadores para enriquecer a sus propietarios y a los altos ejecutivos como ustedes.  

A los trabajadores se nos ha causado mucho daño y sufrimiento, exigimos respeto a nuestra dignidad, nuestros derechos como víctimas y públicamente le decimos Señores extranjeros Fabricio Ponce y Carlos Dueñas que no vamos a dejarnos aterrorizar por sus mal intencionados señalamientos colocados en las carteleras contra nuestras protestas tratándolas de vandalismo y daño en propiedad, es evidente que de esa forma, igual que en años anteriores ha sucedido en Coca Cola, ustedes tratan de atemorizar a los trabajadores y presionarlos para que rechacen la protesta de Sinaltrainal.

Sinaltrainal exige castigo para los responsables de los 9 asesinatos cometidos contra trabajadores de Coca Cola e integrantes de Sinaltrainal, de las víctimas de acoso sexual, encarcelamientos, amenazas de muerte, secuestros, torturas, destierro, constreñimiento ilícito, desaparición forzada, terrorismo psicológico, quema de sede sindical ejecutada por paramilitares que obligaron a  trabajadores de Coca Cola a renunciar al sindicato, las informaciones públicas del vinculo entre paramilitares y coca cola, la terminación injusta y masiva de los  contratos de trabajo, la subcontratación de más del 80% de los trabajadores sometiéndolos al hambre y condiciones inhumanas de trabajo, además de la estigmatizarnos y lanzar falsas acusaciones contra los  sindicalistas, tratando de vincularlos con terrorismo y delincuencia para encubrir los beneficios que obtienen con su política. 

ADOLFO DE JESÚS MUNERA LÓPEZ, vive en nuestros corazones, en su memoria y la de tantos compañeros víctimas de la represión de Coca Cola, seguimos resistiendo contra la salvaje política de esta multinacional gringa, que precariza y reprime a los trabajadores y no garantiza un nivel de vida digno para nuestras familias. 

Ni Perdón ni Olvido, Castigo para los Responsables

CONTRA LA IMPUNIDAD SINALTRAINAL EXIGE JUSTICIA