SINALTRAINAL

Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario

Mar01232018

Last updateLun, 22 Ene 2018 9pm

Coca Cola

Isidro Segundo Gil Gil siempre presente

El 5 de diciembre de 1996, día en la que Coca Cola debía iniciar la negociación del pliego de peticiones presentado por Sinaltrainal 6 días antes, fue asesinado de varios disparos de arma de fuego por paramilitares de la región. Isidro se disponía a abrir el portón de la planta de la embotelladora en Carepa Antioquia, para dar salida a un camión de Coca Cola. Transcurridos 21 años su asesinato continúa impune y Sinaltrainal continua exigiendo justicia. 

Isidro Segundo fue Secretario General de SINALTRAINAL Carepa y miembro principal de la Comisión Negociadora del pliego de peticiones.  

El 18 de Noviembre del 2.000 n Chigorodo Antioquia, presuntos paramilitares sacaron de su casa a la viuda de Isidro Segundo y la asesinaron, quedando dos niñas huérfanas.  

El 5 de diciembre de 1996, los mismos paramilitares que asesinaron a Isidro Segundo, buscaron en Carepa a su hermano Martín Emilio Gil Gil para asesinarlo. Martín era ex-trabajador de Coca Cola, asesor por la CUT del pliego de peticiones presentado por Sinaltrainal a Coca Cola y Auxiliar Administrativo de la Cooperativa de los Trabajadores de la Empresa Coca Cola. Martín tuvo que salir de la región para evitar ser asesinado.  

Siendo las 2:00 p.m. del mismo 5 de diciembre de 1996, cerca de la embotelladora, paramilitares secuestran a Luis Adolfo Cardona Usma, también trabajador de Coca Cola y dirigente de SINALTRAINAL en Carepa; cuando pretendían subirlo a un vehículo logró escapar e ingresó a la Estación de Policía, permaneciendo allí hasta ser sacado con su familia hacia Bogotá y luego al exilio en EEUU.  

Este mismo día a las 12 de la noche, los mismos paramilitares que asesinaron a Isidro Segundo, arrancaron las puertas de la sede de Sinaltrainal en Carepa, se robaron los equipos de oficina e incendiaron las instalaciones y los archivos tratando de borrar evidencias. Luego la sede de Sinaltrainal fue usada como centro de operaciones de los paramilitares y a pesar de nuestras denuncias ante las autoridades, hasta la fecha la casa sindical no ha vuelto a ser de posesión de Sinaltrainal.  

El 6 de diciembre de 1996, los paramilitares reúnen a la fuerza a los integrantes de la Junta Directiva de Sinaltrainal Carepa y les informan que ellos habían asesinado Isidro Segundo Gil  e intentaron asesinar a Luis Adolfo Cardona y se les escapó y les dicen que pueden quedarse en Carepa pero bajo sus órdenes y los integrantes de Sinaltrainal les tocó salir desplazados para no ser asesinados.  

El 12 de diciembre de 1996, a las 8.30 a.m., paramilitares armados ingresaron a la embotelladora de Coca Cola en Carepa, reunieron a los trabajadores y los amenazaron con asesinarlos si a las 4:00 p.m. no habían renunciado a SINALTRAINAL. La  misma administración de Coca Cola elaboró las cartas de renuncia en los computadores de la empresa y las hicieron firmar por los 39 afiliados a Sinaltrainal, a quienes les tocó salir desplazados para no ser asesinados.   

El 26 de diciembre de 1996, el trabajador José Libardo Herrera, fue sacado de la embotelladora en Carepa, por los paramilitares y fue asesinado frente al cementerio de Apartado.  

En abril de 1997, los paramilitares seguían dentro de Coca Cola en Carepa, según declaración de MARIA SILVIA STELLA ENCISO RODRIGUEZ, Representante Legal de la Embotelladora, en acta de trámite de fecha 4 de febrero de 1997, ante la inspección del trabajo en  Bogotá, dijo que los mismos que habían asesinado a dos trabajadores, seguían al interior de la empresa intimidando, controlando todo y no dejaban pagar salarios a los desplazados y sobrevivientes de Sinaltrainal.  

En Carepa Antioquia, el 8 de Abril de 1994 fue asesinado José Eleazar Manco David, el 20 de abril de 1994 es asesinado Luis Enrique Giraldo Arango, el 23 de Abril de 1995, es asesinado Luis Enrique Gómez Granados, todos afiliados a SINALTRAINAL y trabajadores de la empresa Coca Cola en Carepa.  

Antes de 1996, otros integrantes de Sinaltrainal, que laboraban en la embotelladora de Coca Cola en Carepa, fueron buscados en sus casas para ser asesinarlos y en el pueblo corrían los mismos rumores, en la sede de Sinaltrainal fueron dejados panfletos con amenazas de muerte, el 12 de mayo de 1995, otros integrantes de Sinaltrainal, entre ellos la Junta Directiva y Comisión de Reclamos, fueron desplazados de Carepa amenazados de muerte y en septiembre de 1995, 35 afiliados de Sinaltrainal ya habían renunciado a la empresa para no ser asesinados.  

El sangriento ataque contra los dirigentes de Sinaltrainal en Coca Cola, no fue solo en Carepa, ese mismo año 1996, al tiempo que asesinaron a Isidro Segundo Gil, en la embotelladora de Bucaramanga, igual que había ocurrido en Barrancabermeja, Cúcuta y Cartagena. El 6 de marzo fueron detenidos Álvaro González, Luis Eduardo García y José Domingo Flórez, dictaron orden de captura contra Javier Correa y Sergio López y la multinacional intensificó las presiones para hacer renunciar los trabajadores de Sinaltrainal, empezaron los despidos masivos, encerrando a los trabajadores en hoteles, usando para ello, planes codificados como el Corrientazo, Día D, que es el mismo nombre usado por los aliados de EEUU en la operación para atacar en Normandía.  

La multinacional empezó la tercerización para no permitir la sindicalización de los trabajadores y precarizarlos y no aplicarles los derechos consagrados en la Convención Colectiva de Trabajo, para debilitar a Sinaltrainal y quitarle posibilidades de negociación colectiva y capacidad de defensa de los derechos de los trabajadores, impuso el pacto colectivo, lanzó una estrategia de judicialización, penalizando a más de 40 trabajadores, en 1993 intentó impedir el ingreso de Sinaltrainal a las embotelladoras, oponiéndose legalmente a la fusión de Sintradingascol, luego revocó los estatutos de Sinaltrainal, trata de ilegalizar seccionales y afiliaciones de Sinaltrainal, usa la justicia para levantar fueros y despedir dirigentes de Sinaltrainal y la multinacional hace publicaciones para estigmatizar a Sinaltrainal y sus afiliados.  

La política de terror en Coca Cola no para ahí, más de 48 trabajadores de Coca Cola están desplazados, más de 70 amenazados de muerte, otros exiliados, han atentado contra las familias de dirigentes de Sinaltrainal como es el caso de Javier Correa, Juan Carlos Galvis, Efrain Guerrero, Wilson  Castro, Etiel Aragón, se ha constatado la presencia de integrantes de paramilitares dentro de las embotelladoras, la vigilancia privada era entrenada como escuadrón antidisturbios en Bucaramanga, se ha militarizado, estigmatizado y reprimido la protesta sindical, ejecutan una campaña de persecución contra todo aquel trabajador que se afilie a Sinaltrainal.   

La familia de Isidro Segundo Gil Gil y Sinaltrainal como víctimas sobrevivientes, seguimos luchando para obtener Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de no Repetición, por esa razón acudimos a la Corte del Distrito Sur de la Florida en EEUU, la demanda presentada ante la Corte Penal Internacional, las demandas contra los responsables de las denominadas Chuzadas del DAS, el caso presentado ante el Concejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas por el Asesinato de Adolfo de Jesús Múnera López, trabajador de Coca Cola y dirigente de Sinaltrainal asesinado en Barranquilla, el Juzgamiento de Coca Cola por el Tribunal Permanente de los Pueblos, la propuesta de reparación presentada a Coca Cola, las negociaciones en EEUU con la casa matriz de la multinacional sin que fuera posible concretar el acuerdo, las Caravanas, Audiencias y Tribunales éticos de orden Internacional, la campaña de denuncia y solidaridad mundial que se realiza, entre otros.  

Sinaltrainal Exige Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de no Repetición  

Colombia, 5 de diciembre de 2017