SINALTRAINAL

Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario

Vie04202018

Last updateDom, 15 Abr 2018 6am

Nestlé

Víctor Eloy Mieles Ospino, 15 años de impunidad

La Junta Directiva Nacional y la estructura del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario “SINALTRAINAL”, saluda a quienes asistieron al evento de memoria histórica que se desarrolló el 22 de julio en Valledupar Cesar, en homenaje a la memoria de nuestro entrañable compañero Víctor Eloy Mieles Ospino, dirigente de Sinaltrainal desaparecido, torturado y asesinado el 22 de julio de 1999, junto a su esposa Elvira Rosa Ramírez Pacheco, frente a las instalaciones de la empresa CICOLAC en el municipio del Copey –Cesar-.

Víctor Eloy, hijo, hermano, esposo, padre y compañero de lucha, laboró para Cicolac, una de las empresas de la multinacional Nestlé S.A., en Valledupar - Cesar, fue asesinado por soñar y luchar por un mundo mejor, al igual que otros 26 dirigentes de Sinaltrainal, caídos entre 1986 y 2013. 13 laboraban para empresas de Nestlé S.A. en Colombia y su vil asesinato permanece en la impunidad.

Víctor Mieles, fue victimizado por el estado y sus fuerzas represivas, soportando la  persecución política, la judicialización y detención, amenazas, atentados, desplazamiento, destierro, exilio y finalmente su secuestro y posterior asesinato. 

A está sistemática política ejecutada por el estado contra muchos integrantes y dirigentes de Sinaltrainal, se le sumó la quema de la sede de Sinaltrainal en Carepa Antioquia a manos de  paramilitares que obligaron a los afiliados a renunciar al sindicato a cambio de no ser asesinados, para que Sinaltrainal no denunciara las políticas de las multinacionales en Colombia, como responsables de la violencia, el saqueo de los recursos naturales, la pobreza, la miseria, el desempleo, la precarización del trabajo, el daño al medio ambiente, la destrucción de la producción nacional, entre otros. 

En la versión libre que rindiera el desmovilizado Francisco Gaviria, alias ‘Mario’, ante la Unidad de Justicia y Paz de Valledupar habló sobre la responsabilidad de ‘Jorge 40’ en la muerte de Víctor Eloy Mieles Ospino. Alias ‘Mario’, quien delinquió en el frente ‘Juan Andrés Álvarez de las Autodefensas Unidas de Colombia, llegó a formar parte del esquema de seguridad del exjefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, y así conoció que éste ordenó el asesinato de Víctor. 

En su versión libre de Justicia y paz, mayo 17 de 2007, el exjefe paramilitar ‘Salvatore Mancuso’ mencionó que Cicolac (Nestlé) fue una de las empresas que financio su organización terrorista Autodefensas Unidas de Colombia AUC y que el paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’ fue quien dio la orden de asesinar a los ex trabajadores de Nestlé, Luciano Enrique Romero Molina y Víctor Eloy Mieles Ospino. 

A pesar de estas confesiones, la Fiscalía General de la Nación ha dilatado la apertura de la investigación contra los gerentes de la Cicolac - Nestlé, Enrique Flavio Almeida, Carlos Fajardo Pinzón, Enrique Rueda Noriega, Carlos Represas, Isoliel Montero Pérez, Jairo Nieto Castañeda, la que fue ordenada por el juez Segundo Penal del Circuito Especializado O.I.T. José Nirio Sánchez, pero inexplicablemente fue suspendido de su cargo. 

Con impunidad y esta política de terror de las multinacionales en Colombia, Nestlé en Valledupar, en el año 2003, intento aniquilar a Sinaltrainal al despedir a todos los trabajadores afiliados a cambio de  indemnizaciones en dinero y creó la sociedad DAIRY PARTNERS AMÉRICA MANUFACTURING COLOMBIA LTDA, para precarizar las condiciones laborales y sociales de los nuevos trabajadores y no aplicar los beneficios de la convención colectiva de trabajo, que Víctor Mieles y otros dirigentes, contribuyeron a conquistar para que centenares de trabajadores y sus familias tuvieran una mejor calidad de vida, seguir aportándole al desarrollo y bienestar de la región y su población, con proyectos sociales como el Colegio Manuela Beltrán, que sigue funcionando, no obstante los ataques de estado, las empresa y los intentos individuales de quienes pretenden quitarle el colegio a Sinaltrainal y a la comunidad utilizando la Justicia burguesa, la misma que no ha castigado a los responsables materiales e intelectuales del asesinado del compañero Víctor Eloy Mieles Ospino  y su esposa ELVIRA ROSA RAMIREZ PACHECO. 

Hace pocos días conocimos que Dairy Partners América Manufacturing Colombia Ltda, volverá a ser 100% de Nestlé, seguramente no volverán los derechos convencionales de que gozaban los trabajadores cuando la fábrica era Cicolac. 

Sinaltrainal a pesar de la sistemática campaña de exterminio de la que somos víctimas, por buscar la  verdad, justicia, reparación integral y garantías de no repetición, logramos que El Foro Social Mundial del 2004 en Brasil, declarara el 22 de julio como el Día Internacional contra la política de las multinacionales y hoy en Colombia realizamos la jornada de protesta, en memoria histórica por el asesinato de sindicalistas y todos los luchadores del pueblo, entre ellos Víctor Eloy Mieles Ospino y su esposa Elvira Rosa Ramírez, Héctor Daniel Useche Barón, Isidro Segundo Gil, Avelino Anchicanoy, Adolfo de Jesús Munera, entre otros dirigentes de Sinaltrainal. El 22 de julio de 2008, el Tribunal Permanente de los Pueblos realizado en Bogotá, juzgó y condenó a 26 multinacionales, a varios grupos económicos nacionales y al Estado colombiano, por crímenes de lesa humanidad. 

Sinaltrainal por no encontrar justicia en la justicia Colombia, la busco en los estrados internacionales, para que el mundo conozca lo que paso con el pueblo y la clase obrera y hemos desarrollado una ofensiva internacional de denuncia para buscar VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN.

En septiembre de 2009, Sinaltrainal presento a Nestlé la propuesta de reparación integral, en la cual se le exige a esta multinacional una respuesta y que diga lo que sabe sobre y crimen de Víctor Eloy y los demás compañeros asesinados y obtener verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. Nada hemos avanzado al respeto, lo que nos exige ajustar nuestros planes y reforzar nuestra lucha contra la impunidad.

En Octubre de 2012, fue presentada ante la Corte Penal Internacional, una demanda contra el Estado de Colombia, para que sean declarados como crimen de lesa humanidad el asesinato de sindicalistas y el aniquilamiento de sus organizaciones. Ante la justicia Suiza avanza la investigación por el asesinato de Luciano Enrique Romero Molina, también trabajador de Nestlé y esperamos que este nos sirva de caso tipo en la búsqueda de justicia por el asesinato de los otros compañeros de esta multinacional.

Con el apoyo de la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, preparamos nuevas acciones jurídicas en la lucha contra la impunidad. 

En Septiembre de 2013, Sinaltrainal elaboró y presento ante la comunidad internacional la propuesta de reparación de las víctimas del movimiento sindical, para que el Estado les reconozca sus derechos y no quede en la impunidad la sistemática persecución y exterminio de los sindicalistas y sus organizaciones; el Estado es el garante de proteger la vida, integridad y todos los derechos de la población, por ende es responsable con las víctimas del genocidio que desde hace años se desarrolla en Colombia. 

Sinaltrainal no acepta acuerdos que perpetúen la impunidad e individualicen la responsabilidad, utilizando la reparación como un mecanismo superficial para dejar intacta la estructura de injusticia social, represión y falta de democracia, menos, la ley de punto final de perdón y olvido. No aceptamos que cuando integrantes  del Estado están involucrados en crímenes, se responsabiliza a los individuos y no a las instituciones, otorgándoles ley de perdón y beneficios, como sucede con la ley de justicia y paz, el fuero militar y otras formas de impunidad, dejando activa toda la estructura de los grupos paraestatales.  

Para evadir su responsabilidad, el Estado pretende que las víctimas aceptemos que la violencia contra sindicalistas y trabajadores se deriva del conflicto armado y aceptemos que es responsable solidariamente con las víctimas, limitándose a declaraciones públicas de perdón e indemnizaciones como fórmula de reparación a cambio de impunidad para proteger a los responsables intelectuales y beneficiarios de los crímenes, cuando está comprobado que el estado y los grupos para estatales (paramilitares) actúan en connivencia y la responsabilidad no puede ser desviada exclusivamente hacia el paramilitarismo. 

Que el Estado repare integralmente las víctimas, pasa por reconocer que el ataque contra el movimiento sindical ha sido sistemático, hace parte de su política por considerarlos contrarios a sus intereses y obedece a los intereses de la oligarquía en el poder. 

Es indignante el tratamiento que se le da a las víctimas, el Estado nos enfrenta con los victimarios sin ninguna garantía, para que no se llegue al fondo de la verdad, ni justicia ni reparación; mientras a los victimarios les otorgan beneficios legales e indultos, reciben amnistías y los incorporan a la vida institucional diluyendo la responsabilidad del Estado. 

El llamado marco jurídico para la paz, la ley de victimas, la ley de tierras, es la estrategia de borrón y cuenta nueva, de perdón y olvido, de  impunidad para los autores intelectuales y materiales y los beneficiarios de los crímenes contra los trabajadores y el movimiento sindical y por ende no serán castigados.   

La propuesta del Estado de Reconciliación y Unidad Nacional es parte de la misma estrategia, por ende agudiza el conflicto social ya que le quita a los trabajadores y a la población sus derechos a través de leyes, a la vez que le otorga mayores garantías y beneficios a los propietarios de las multinacionales y conglomerados nacionales.

La adopción de protocolos internacionales son usados hábilmente por el gobierno como estrategia de impunidad y las empresas se vinculan para simular una conducta respetuosa de los derechos humanos y las víctimas, es el caso de los programas: Guías Colombia, donde los empresarios adoptan los códigos de ética o principios corporativos, el Pacto Global de las Naciones Unidas, la denominada responsabilidad social empresarial, todas para limpiar la imagen, ganar el respaldo de la población, acceder al territorio, ganar mercado y consumidores, apoderarse de los recursos naturales y evadir su responsabilidad por el daño causado, profundizar la política de persecución contra los trabajadores y sindicatos, aplicando la más salvaje política de explotación, precarización y desmonte de los derechos. 

En el escenario de la ley de víctimas los trabajadores no vamos a obtener verdad, justicia, reparación integral y garantías de no repetición, porque es una ley para limpiar la imagen del Estado y de las empresas de toda responsabilidad. 

Para terminar, por toda la barbarie que sufre los dirigentes sociales y sindicales en Colombia, el 26 de junio de 2014, el Consejo de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos (CDH) adoptó una resolución para crear un grupo de trabajo intergubernamental cuyo mandato es elaborar un borrador de un instrumento que obligue a las Empresas Transnacionales a respetar los Derechos Humanos. Fueron veinte Estados-Miembro del Consejo, que representando a una población de 3,800 millones de personas, votaron a favor esta resolución histórica. Los defensores de los Derechos Humanos  y las comunidades afectadas, diferentes movimientos sociales, entre ellos, Sinaltrainal, jugaron un papel clave en esta histórica victoria, para que las multinacionales sean juzgadas por sus crímenes cometidos en diferentes países del mundo.

Sinaltrainal no se claudica y no descansaremos hasta conseguir verdad, justicia, reparación integral y garantías de no repetición.

Compañero Víctor Eloy Miles Ospino, siempre presente

22 de julio, día mundial contra la guerra de las multinacionales

Dirección Nacional de Sinaltrainal