SINALTRAINAL

Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario

Mar01232018

Last updateLun, 22 Ene 2018 9pm

Nestlé

Hace doce años el terrorismo de estado desapareció y asesino a ALEJANDRO

Alejandro al igual que otros compañeros trabajadores de Nestlé, primero fueron amenazados, luego obligados a renunciar a sus puestos de trabajo para salvaguardar sus vidas y finalmente desterrados y asesinados.  A los pocos años el sindicato fue aniquilado en esta empresa. Ahora la empresa se denomina DPA, hace lo mismos productos, sigue siendo de Nestlé, pero todos sus trabajadores son nuevos, ganan menos salarios…son precarizados.

Alejandro al igual que Harry Laguna, estuvieron al frente del paro campesino del Nororiente colombiano y de las gloriosas huelgas que los trabajadores debieron realizar contra la transnacional Nestlé exigiéndole respeto a sus derechos y sus vidas. Los patronos y terratenientes los señalaron como miembros de fuerzas insurgentes para que fueran asesinados por los paramilitares. Esta ha sido igualmente una forma importante que han utilizado los dueños del capital para generar el destierro y el asesinato y nuestros dirigentes y el aniquilamiento de las organizaciones sociales.

En una ocasión le enviaron a su casa  la cabeza de un perro pastor alemán envuelto en un papel de regalo, que “coincidencialmente”, era el que siempre acompañaba  a miembros del Batallón La Popa de Valledupar en sus incursiones por los campos y ciudades aterrorizando las gentes de la región. Este regalo iba acompañado de una nota, en la cual le amenazaban de muerte y que lo obligó a retirarse de la empresa y trasladarse a otra ciudad, teniendo que dejar a sus familiares, a sus amigos, a su tierra y a sus muertos.

Las amenazas  continuas lo desterraron para Barranquilla y posteriormente a Bogotá donde se desempeña como vendedor ambulante continuando con su trabajo organizativo a través del Sindicato de Vendedores Ambulantes en donde ocupa cargos de dirección.

En uno de sus viajes a Barranquilla es detenido como preso político en la cárcel Modelo de esa ciudad acusado de ser miembro de la insurgencia colombiana. Después de varios meses salió libre por no tener ninguna responsabilidad en los hechos que se le imputaban.

Sus enemigos no lo dejan tranquilo y el 18 de febrero de 1996 es detenido en Barranquilla por hombres vestidos con prendas privativas del ejército colombiano y desaparecido con otro compañero. El 12  de julio de 1996 Alejandro es encontrado en una fosa común del municipio de San Jacinto Bolívar.

Este crimen de lesa humanidad se encuentra en total impunidad. Aun mantenemos nuestro firme propósito de continuar exigiendo verdad, justicia y reparación integral y que no se sigan asesinando los sindicalistas para aniquilar sus organizaciones

Dirección Nacional