SINALTRAINAL

Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario

Mié10172018

Last updateJue, 27 Sep 2018 9am

Audiencia sobre genocidio indígena

GENOCIDIO, La práctica del exterminio indígena como garantía para el saqueo de nuestros recursos

Los gobiernos Colombianos históricamente han mantenido una disposición entreguista, proclive al saqueo y depredación de los recursos naturales. En esta medida siempre han pasado por encima del valor de la vida, la dignidad y la cultura de los pueblo indígenas en general, incluso por encima hasta de su misma leyes. Incluso ha llegado al extremo de que cuando su legislación no satisface sus apetitos voraces, recurren entonces a diversas estrategias de muerte, persecución y aniquilamiento contra los pueblos indígenas y organizaciones sociales que habitan en la región.

El genocidio de los pueblos indígenas de esta región del país, que alcanzó a sobrevivir a la invasión y agresión brutal del imperio Español, ha recorrido varios momentos, empezando con la colonización diseñada y desarrollada desde el propio Estado, a través del INCORA, que desconoció la presencia y propiedad ancestral de los indígenas sobre estos territorios; un tercer instante, lo constituye el hecho que después de haber sido declarado reserva forestal y santuario de flora y fauna por el INDERENA, debido a su importancia ecológica, la laguna y todo el sistema de humedales del Lipa, el mismo Instituto, en el 1983 levanta esa categoría para permitir la exploración y explotación petrolera.

Ya posicionada la explotación petrolera a finales del año (1985), el gobierno colombiano, en aras de proteger los intereses de las transnacionales, efectúa una fuerte militarización de la zona, y bajo la figura legal de exclusión, según la cual cinco (5) kilómetros a la redonda del pozo petrolero no pude haber ningún habitante, se inicia el desplazamiento, la expulsión, homicidios, amenazas, terrorismo psicológico e impedimento de acceder a la laguna y su sistema de humedales del Lipa, por parte de las comunidades indígenas, con la ocupación de sus territorios ancestrales, siendo el indígena considerado por dichas transnacionales y el Estado como un obstáculo para la extracción del petróleo.

Por esta área de exclusión se nos imposibilita la libre circulación y tránsito, a tal punto que los intrusos son tenidos como potenciales riesgos para la infraestructura del campo petrolero y, por ende, objetivo militar. La laguna del Lipa y su sistema de humedales, a parte de ser un santuario espiritual, también significaba una despensa alimenticia que a través de la caza y la pesca, nos permitía a los indígenas, resolver  el problema de comida, en consecuencia, al sernos impedido el acceso a ella, se nos condenaba a la miseria y finalmente a morir de hambre.

 Las transnacionales petroleras, siempre se han beneficiado de la guerra, por ello no es gratis que contribuyan a mantenerla y avivarla, por ejemplo a través del llamado impuesto de guerra, establecido por el gobierno colombiano en 1992, con el cual Oxy, Repsol y otras empresas de la industria petrolera han proporcionado una gigantesca financiación a la maquinaria de guerra y a los aparatos represivos del Estado colombiano, más o menos a un dólar por barril. Un ejemplo para mostrar es el que ocurrió en el 2003, en el que el gobierno de los Estados Unidos le inyecto 99 millones de dólares para proteger el oleoducto. Esa partida se utilizó para comprar helicópteros, pagar servicios de formación e inteligencia, comprar material militar para la XVIII Brigada y financiar la creación de una nueva Brigada Móvil, la número 5, dedicada inicialmente a  patrullar el oleoducto, brigadas estas que han cometido las peores violaciones de los derechos humanos de los pobladores de la región. La transnacional petrolera OXY ha estado comprometida no solamente en las agresiones contra los pueblos indígenas, sino también en masacres, bombardeos, financiamiento a la estrategia de encarcelamiento de los demás sectores sociales y acciones de guerra sucia. Otro ejemplo, es la utilización de maquinaria pesada de la compañía para el desalojo que fueron víctimas las comunidades movilizadas en el primer semestre de 2000 en la jornada de resistencia y lucha U’WA.

 La Transnacional petrolera española Repsol, también ha estado comprometida con el exterminio y aniquilamiento de las comunidades indígenas en esta región del país, pues con su arribo a la operación de exploración y explotación del bloque Capachos I, coincidió con las primeras acciones encubiertas de la fuerza publica a nombre de paramilitares en Tame (Arauca), donde se recrudecieron las acciones de desplazamiento, amenazas, asesinatos, ametrallamientos y bombardeos en los resguardos indígenas. Es de destacar que esta parte del municipio de Tame no solo esta comprometida con los megaproyectos petroleros, sino que ha sido preestablecida por donde pasara el canal seco interoceánico “Ruta de los Libertadores”, que viene de Quito - Bogotá D.C. – Caracas, pasando por Tame – Arauca, mas específicamente por el gran Resguardo Indígena Unido de Betoyes.

 Para ejemplificar los atropellos y abusos sufridos por los indígenas de las etnias indígenas Sikuani, presentamos algunos casos (debemos precisar que estos casos relacionados no recogen la totalidad de los hechos):

·        En 1987 en la región se organiza una masiva marcha Indígena - Campesina, con el propósito de tomar las instalaciones de Caño Limón, interés de la transnacional OXY, contra la explotación petrolera la defensa de los derechos humanos, la defensa del derecho ambiental del Santuario Laguna del Lipa y Caño Limón, que a la fecha ya empezaba a mostrar los daños ecológicos irreversibles. Esta marcha Indígena – Campesina fue reprimida a sangre y fuego por la fuerza pública acantonada en la base militar de Arauquita al mando del capitán Marulanda, quienes abrieron fuego indiscriminado contra los marchantes dejando como saldo cuatro indígenas Sikuani y dos campesinos heridos. Es de anotar que además de los disparos también instalaron minas quiebrapatas en el trayecto de la vía a Caño Limón. En esta fecha se decreta el Estado de Sitio; medida represiva del gobierno que vulnera todas las garantías constitucionales e individuales de las personas dándole facultades especiales a los militares para hacer y deshacer con el pueblo movilizado, después de 25 días de permanencia y denuncia en Arauquita se disuelve la marcha sin que halla respuesta ni soluciones.

 ·        El día 03 de enero de 1999, fueron atacados los indígenas SAMUEL RAMÍREZ, de 28 años de edad, ÁLVARO BOKOTA de 16 años y GERMÁN LIZARAZO de 16 años, cuando se desplazaban por el camino vecinal de la vereda Calafitas del municipio de Fortul, quienes se dirigían a participar en un acto religioso propio de nuestra cultura, a escasos 200 metros de su casa de habitación, y de repente recibieron una agresión de parte de miembros del ejército nacional, batallón de contraguerrillas número 24 “héroes de Pisba”, resultando muerto el menor ÁLVARO BOKOTA y herido en la espalda SAMUEL RAMÍREZ, y torturado, amenazado y arbitrariamente retenido el menor GERMÁN LIZARAZO.

 ·        Los tres (03) indigenistas norteamericanos TERENCE FREITAS, INGRID INAWATUK y LARRY GAY LAHEENAE, fueron secuestrados el 25 de febrero de 1.999 por parte las Farc, posteriormente asesinados.

 ·        El 19 de enero del año 2000, más de 5000 efectivos de las fuerzas militares, Ejército colombiano, fuertemente armados, invadieron el territorio tradicional del pueblo U’WA, en el sitio conocido como Cedeño, donde se encuentra ubicado el punto de perforación petrolera Pozo Gibraltar I de la OXY, al tratar de oponerse los indígenas, recibieron por respuesta que por encima del pueblo U’WA se tenía que sacar el petróleo.

 ·        El día 11 de febrero de 2000, miembros de la policía anti-motín y del ejército nacional, irrumpieron en el sitio denominado “Las Canoas”, aproximadamente a cuatro kilómetros de Gibraltar (Norte de Santander), con el fin de proteger la presencia de la transnacional petrolera OXY, y garantizar los trabajos de exploración del Pozo Gibraltar I, en el bloque Samoré, obligando a las comunidades indígenas allí concentradas en número cercano a los cuatrocientos cincuenta, entre hombres, mujeres, niños y ancianos, en defensa de su territorio ancestral, a desplazarse, para lo cual la fuerza pública, utilizó maquinaria pesada y gases lacrimógeno, hiriendo a varias personas y destrozando las carpas donde aquellos acampaban; ante este atropello y buscando salvaguardar sus vidas e integridad personal, las comunidades, decidieron atravesar el río Cubujón, perdiendo la vida una niña, otros tres menores desaparecidos y hombres y mujeres heridos.

 ·        El día 24 de junio de 2000, a las 05:00 p.m. la fuerza antimotines de la policía nacional conformada por cerca de 400 efectivos y apoyados por el ejercito nacional al mando del mayor y capitán Luis Enrique Muñoz y Fabián Mauricio Infante respectivamente, irrumpieron violentamente contra la comunidad indígena U’WA movilizada, atacándolos con gases lacrimógenos, balas y garrote, hiriendo de bala al indígena RAYOTO BOKOTA y dejando con contusiones a otros.

 ·        El día 25 de junio de 2000 esta misma fuerza publica combinada de ejercito y policía detuvo arbitrariamente a treinta y tres (33) dirigentes y base social participante de la jornada, los cuales fueron aerotransportados en helicópteros desde Cubara (Boyacá) hasta Arauca capital, quienes posteriormente fueron puestos en libertad.

 ·        El día 31 de diciembre de 2002, a las 2:00 p.m., en el caserío Betoyes del municipio de Tame, fue asesinado el indígena NILSON DELGADO LÓPEZ, miembro de la comunidad Julieros, por sujetos armados que se presentaron como paramilitares, y quienes además se llevaron consigo a LUZ CENID HERNÁNDEZ GRAJALES de 27 años y a DIEGO MUÑOZ USQUIANA, dentro de los supuestos paramilitares, los afectados identificaron a un soldado de nombre ALFONSO RÍOS MONTERREY que se hacía llamar “REMACHE”, el 13 de diciembre de ese mismo año, el ejército había realizado un operativo por dicha zona, al mando del capitán OSCAR MURILLO, ahí el mentado soldado participó de retenciones y señalamientos a los pobladores.

 ·        Desde el 20 de enero de 2003, comenzó un período de constantes sobrevuelos y ametrallamiento de helicópteros militares a los resguardos indígenas Julieros, Velasqueros, Genareros y Parreros, en las inmediaciones del internado indígena.

 ·        Una patrulla militar permaneció acantonada en el resguardo indígena de Velasqueros, desde el 30 de marzo de 2003, hasta el 2 de abril de ese mismo año, donde intimidaron, violaron niñas de esa comunidad y amenazaron a los pobladores. El día 3 de abril, fue detenido en el caserío de Betoyes el indígena DANIEL LINARES SÁNCHEZ, joven de 20 años de edad, miembro de la comunidad del Vigía, quien fue torturado y posteriormente asesinado en el sitio conocido como “El Plato”, por supuestos paramilitares, ese mismo día nuevamente fueron bombardeados por parte de la fuerza pública los territorios indígenas de Velasqueros, Julieros y Parreros.

 ·         El 06 de marzo de 2005, luego que en un retén colocado por una de las organizaciones rebeldes con presencia en la región fueran detenidos varios vehículos, en la vereda Corocito del municipio de Tame, al reiniciar la marcha después de la retirada de los rebeldes, el Ejército Nacional, llegó en tanquetas y motocicletas, disparando contra las personas que se encontraban en el interior de los automotores, asesinando a cuatro personas, entre ellas a la indígena MARÍA TOCARÍA de la comunidad de Macarieros. Los afectados gritaban que eran civiles y que había niños y como la mayoría venían de un partido de fútbol, izaron dos camisetas blancas, pero nada sirvió; aparte de la indígena, murieron dos afrodescendientes y una mujer blanca. “El caso de María Tocaría, [de la comunidad de Macarieros], que iba a final del mes de junio, de 2005, había un retén de guerrilleros que detuvieron dos camionetas, al medio día. Al mirar esas dos camionetas, entonces venían las tanquetas y venía la motorizada a Tame.  Y entonces al mirar que arrancaron los guerrilleros, dijeron ‘ahí va la h.p. guerrilla’ y comenzaron a disparar.  Los de las dos camionetas alzaban a los jugadores [de fútbol], a los niños, peor; pero nada valía. Alzaron dos camisetas blancas, pero nada sirvió… Allí cayó María Tocaría y dos negros y una blanca. Ahí cayeron todos, más los heridos que tuvieron.  Todo eso fue por el ejército nacional.  Y a la guerrilla no le hicieron ningún tiro, sino que nos dejaron ‘enbalados’ a los civiles”[1]

·        La estrategia de judicialización, también se ha utilizado contra los indígenas en esta región, quienes han sido retenidos, estigmatizados y objetos de falaces imputaciones como es el caso de ISMAEL UNCACIA UNCACIA, presidente de la Asociación de Cabildos y Autoridades Tradicionales Indígenas de Arauca – ASCATIDAR, quien en varias ocasiones ha sido retenido y conducido al batallón del Grupo de Caballería Mecanizado No.18, Gabriel Revéis Pizarro de Saravena, recibiendo acusaciones de pertenecer a las organizaciones rebeldes que operan en la zona; y el de JOHN JAIRO RINCONADA RINCONADA, quien fue objeto de señalamientos en un proceso penal, sindicado de ser un comandante del ELN, siendo capturado el día 27 de septiembre de 2007, en el municipio de Cubará-Boyacá, por miembros de la Policía Nacional, trasladado a Saravena, donde estuvo recluido en la Estación de Policía, a disposición de la Fiscalía Segunda Seccional de Saravena, quedando en libertad una semana después, cuando se demostró que no eran ciertas las temerarias imputaciones que unos supuestos reinsertados vertieron en el proceso iniciado en la Unidad de Estructura de Apoyo de Arauca de la Fiscalía, que además tenían como único soporte “informes de inteligencia” de la fuerza pública.

 ·        El día 23 de abril de 2007, murió en extraños hechos el compañero Indígena ÁLVARO SALÓN ARCHILA, en el resguardo indígena de Chaparral Barro Negro, vereda de San Gregorio, municipio de Tame, el líder indígena reconocido por su lucha por la recuperación del territorio tradicional, la constitución del resguardo, su ampliación y saneamiento, se transportaba en una bestia mular, en compañía de su esposa MARLENY CAMARGO SALÓN, quien iba en otra bestia. La señora Camargo Salón, manifiesta que se escuchó un silbido, luego una explosión, inmediatamente aparecieron unos miembros del ejército, quienes pidieron por radio dos ambulancias para trasladar a los heridos, y que cuando estaba en el Hospital, le informaron que su esposo había muerto, víctima de una mina anti-personas. El área de los acontecimientos, es de presencia constante del ejército, ese mismo día los militares se encontraban a escasos metros del lugar donde murió el cacique U’WA. ÁLVARO SALÓN ARCHILA, quien había sido estigmatizado por efectivos del ejército que habían efectuado en su contra señalamientos, sindicándolos de ser colaborador de la guerrilla. Existe una investigación penal en la Fiscalía Seccional de Tame, que se encuentra en etapa preliminar aún y no ha tenido mayores avances. Complementar con el llamamiento de la petrolera Hocol Ltda. para que iniciara el proceso de consulta previa. Averiguar cual es el origen de esta.

 Respuestas del Estado:

 IMPUNIDAD, DESCONOCIMIENTOS DE NUESTROS DERECHOS AL TERRITORIO COMO FACTOR DETERMINANTE DE NUESTRA GARANTÍAS DE VIDA  Y EXPEDICIÓN DE ACTOS ADMINISTRATIVOS LESIVOS AL PUEBLO INDÍGENA

 -          Mediante el acuerdo 0028 de 1.976 del INDERENA, la Laguna del Lipa y su Sistema de Humedales fue declarada como Reserva Forestal y Santuario de Flora y Fauna.

-          Mediante acuerdo 0052 del 28 septiembre/83, sustrae la totalidad del área declarada como reserva forestal y santuario de flora y fauna. Para este propósito se concedieron 1.000.000 de hectáreas mediante escritura No. 354, notaria 32 de Bogotá, de 1.980; que abarca el área entre Tame, Arauca, Arauquita y parte de Casanare, donde se ubicaba la grana parte de la reserva y la totalidad del sistema de humedales del Lipa.

-          Desalojos forzados. No existe indemnización, tampoco se ha judicializado a las autoridades responsables de las vías de hecho, como a la Corregidora Ad Hoc aunque existió una Sentencia del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Pamplona, Norte de Santander, tampoco a la Policía Anti-motín que adelantó el desalojo el 11 de febrero de 2000  y causó la muerte por ahogo de los niños en el río Cubujón.

-          Expedición de actos administrativos: El Ministerio del Medio Ambiente mediante la  Resolución 0788 del 21 de septiembre de 1999, otorgó Licencia Ambiental a la Oxy para adelantar actividades de exploración petrolera en el pozo Gibraltar 1, 2, y 3, en terrenos de propiedad del Pueblo U’wa, ubicado en la vereda Cedeño, jurisdicción del municipio de Toledo, Norte de Santander.

 -          Expedición de la Resolución No. 027 del 11 de septiembre de 2000 por el INCORA, con la cual se CONSTITUYÓ UNA RESERVA ESPECIAL A FAVOR DE ECOPETROL sobre terrenos de propiedad privada del Pueblo U’wa y de particulares, lo cual violó directamente los artículos 7, 58, 330 parágrafo, 79,  80, de la Constitución Nacional, la Ley 21 de 1991, y el Decreto No. 1397 de 1996.

 -          Expedición del  Decreto No. 2330 del 9 de noviembre de 2000  por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, por medio del cual se aprobó el artículo 2° de  la Resolución No. 027 del 11 de septiembre de 2000 del INCORA.

 -          La expedición del actual código de minas.

 -          La proyección del actual estatuto de desarrollo rural.

 -          La expedición del la Ley forestal, que fuera declarada inexequible por la Corte Constitucional.

 -          Ocultamiento y desconocimiento de los títulos coloniales de los resguardos indígenas otorgados por la corona española.

--------------------------------------------------------------------------------

[1] Testimonio de las comunidades del resguardo Indígena Único de Betoyes - junio de 2006.